Maltrato Psíquico: definición, formas y consecuencias

Qué es el Maltrato Psicológico

Maltrato es toda aquella conducta o conjunto de conductas que ocasiona, causa o provoca en una o más personas un perjuicio, daño, sufrimiento, malestar y/o perturbación.

Existen dos tipos fundamentales de Maltrato, los cuales siempre deben considerarse íntimamente relacionados: Maltrato Físico y Maltrato Psíquico.

  • El Maltrato Físico es todo Maltrato caracterizado por sus manifestaciones físicas, es decir, materiales o corporales. Ej. Violencia Doméstica, Abuso Sexual, Tortura Física, etc.
  • El Maltrato Psíquico es todo Maltrato caracterizado por sus manifestaciones psíquicas, psicológicas, mentales o morales, es decir, a nivel emocional (de los sentimientos) y/o a nivel intelectual (de la inteligencia, la cultura, la memoria, etc.).
    Ej. Acoso Laboral, Acoso Sexual, Racismo, Mobbing, Manipulación de las Masas, Acoso Escolar, etc.


maltratada Maltrato Psíquico: definición, formas y consecuenciasEl Maltrato Psíquico es reconocido en las sociedades en general por medio de diversos nombres que lo describen en mayor o menor medida según diferentes contextos y criterios, nombres que recién en los últimos tiempos comienzan a resultar popularmente familiares, siendo, incluso, novedosos:

Mobbing, Acoso Laboral o Psicoterror Laboral, Mobbing Inmobiliario, Violencia Verbal, Violencia Psíquica, Acoso Escolar, Bullying, Acoso Moral, Daño Moral o Daños Morales, Daños y Perjuicios, Amenazas, etc.,(Términos Jurídicos), Acoso Sexual, Chantaje Emocional, Violación Psicológica, Inducción a la Depresión, Inducción al Suicidio, Discriminación, Extorsión, Machismo, Sexismo, Racismo, Lavado de Cerebro, Discurso Perverso, Tortura Psicológica, Guerra Psicológica, Desinformación, Sobreinformación, Demagogia, Manipulación de las Masas, Manipulación de los Medios de Comunicación, Terrorismo, Terrorismo Informativo, etc.

Los Efectos del Maltrato Psíquico

Toda situación de Maltrato Psíquico mínimamente intensa o prolongada provoca como efecto lógico y consecuente una serie de daños psíquicos y/o físicos de diferentes niveles de gravedad, como reflejo de la exposición a una estructura causal enferma y agresora en la que cualquier persona sana y/o normal se halla incapacitada para defenderse sin resultar notable o substancialmente afectada.

Asimismo, debe advertirse que la presencia o existencia de los efectos del Maltrato Psíquico está indicada fundamentalmente por la situación que el Maltratador impone, y no solamente por las reacciones relativamente subjetivas de la Víctima, reacciones que pueden variar marcadamente en cada caso. Recuérdese que las leyes generales de la Justicia no sólo contemplan los daños y perjuicios (es decir, los efectos), sino también la acción en sí misma e incluso la intencionalidad (es decir, las causas).

El grado o tipo de reacción, afectación, susceptibilidad, sensibilidad y/o resentimiento de la Víctima frente a las acciones del Maltratador son completa y terminantemente irrelevantes a fines de la corroboración de Maltrato Psíquico.

Todo Maltrato Psíquico -y Físico- tiene como consecuencia innegable, comprobable y necesaria un conjunto de efectos o reacciones psíquicas y físicas naturales en todo ser humano mental y físicamente sano, pero que pueden transformarse en efectos de extrema gravedad física y mental, lo que a su vez derivará en la aparición de otros problemas (económicos, sociales, laborales, escolares, sexuales, etc.)

Entre los Efectos Psíquicos, hallamos dos grandes grupos:

  1. Los sentimientos, las sensaciones y las emociones que toda Víctima de Maltrato Psíquico -y Físico- manifiesta, los cuales siempre implican una desagradable y profunda sensación general y recurrente de sentirse: mal, humillada, agobiada, estresada, atormentada, acosada, maltratada, agredida, amenazada, perturbada, con impotencia, triste, dolida, apática, amargada, deprimida, tensionada, herida, molesta, enferma, despreciada, angustiada, irritable, al límite, sin esperanzas, acabada, abatida, infravalorada, insultada, confundida, desilusionada, al borde del suicidio, muy infeliz, desquiciada, trastornada, desorientada, perturbada, consternada, desesperada, perdida, ofendida, perjudicada, engañada, chantajeada, afligida, denigrada, asustada, alterada, aterrorizada, inútil, mortificada, perseguida, agredida, de mal humor, anulada, desacreditada, desprestigiada, estigmatizada, culpable, degradada, rebajada, cansada, fatigada, frágil, decaída, agotada, con los nervios destrozados, al borde de la locura, con baja autoestima, etc. Todos estos conocidos efectos del Maltrato Psíquico siempre han sido subestimados o menospreciados en su importancia por la sociedad -incluso por las mismas Víctimas- debido a su aparente carencia de sentido práctico, funcional o material. Muy por el contrario, debe saberse que los sentimientos, las sensaciones y las emociones de las personas poseen un sentido altamente práctico, funcional y material, que va más allá de la mera felicidad o bienestar personal, y que consiste en la natural disponibilidad de eficaces alarmas previas a la generación de muchos otros graves efectos del Maltrato Psíquico (como puede leerse a continuación).
  2. Los Trastornos Psíquicos de la Salud de diferentes grados de gravedad, no siempre presentes, pero sí extraordinariamente frecuentes en toda Víctima, e íntimamente derivados del Maltrato. Estos surgirán toda vez que los sentimientos, sensaciones y emociones que la Víctima dispone a modo de alarmas o señales que indican que algo va mal, hayan sido pasados por alto o no se les haya prestado una atención adecuada (eficaz y eficiente). Podemos encontrar una extensísima variedad de Trastornos Psíquicos: desde leves alteraciones del sueño hasta graves psicosis paranoides, adicciones, etc., pero su aparición dependerá de cada caso en particular.

En cuanto a los Efectos Físicos, también podemos hallar dos grandes grupos:

  1. Trastornos Físicos de la Salud: Debe saberse que a corto o largo plazo, el Maltrato Psíquico no sólo eleva el riesgo de serios efectos psíquicos, sino también de serios trastornos de carácter físico, es decir, de la salud en el sentido tradicional. Son ejemplos típicos el estrés, las úlceras estomacales, los dolores de cabeza, las alteraciones de la presión arterial, etc., pero también puede llegarse a favorecer la aparición de problemas de salud mucho más graves, como problemas cardíacos, abortos espontáneos (pero inducidos), cáncer, etc. Cabe alertar seriamente que -para la gran mayoría de los casos- el pasaje de Maltrato Psíquico a cualquier clase de Maltrato Físico es altamente probable, debido a dos Factores de Riesgo:
  2. El Maltrato Físico: Cabe alertar muy seriamente que -para la gran mayoría de los casos- el pasaje de Maltrato Psíquico a cualquier clase de Maltrato Físico es altamente probable, especialmente cuando confluyen Tres Factores de Riesgo:
    • El elevado nivel de tensión y frustración generado en la Víctima, que puede llevar al Maltratador a utilizarlo como falsa justificación, para dar comienzo al uso de la Violencia Física.
    • El elevado nivel de tensión y frustración propio del Maltratador, que puede llevarle a actuar de manera injustificadamente violenta.
    • El elevado nivel de indefensión psíquica, física, legal, verbal, intelectual, etc. de la Víctima, que puede ser utilizado por el Maltratador como vía impune para dar comienzo al uso de la Violencia Física.

    El Maltratador puede llegar a mantener sola y exclusivamente el Maltrato puramente Psíquico todo lo que la convivencia o relación con su Víctima se prolongue (incluso toda una vida). Mientras se mantenga sólo un Maltrato Psíquico Puro, el Maltratador únicamente se valdrá del mundo físico o material para agredir o maltratar de manera simbólica, es decir, con actos que representen un significado perjudicial para la Víctima, y no para agredirle físicamente.

    Sin embargo, aunque del Maltrato Psíquico en sí no tiene por qué surgir el Maltrato Físico, debe tenerse bien claro que existe un elevado riesgo a que el segundo se sume al primero en aquellos casos donde éste sea más intenso y más reiterado, y, especialmente, en aquellos casos donde tal conducta resulte menos reprobable social y/o legalmente.

    Durante las etapas iniciales de cualquier tipo de relación humana, es natural que la posibilidad de cualquier tipo de Maltrato pase desapercibida, dado el mutuo desconocimiento entre las partes. Sin embargo, siempre debe recordarse que la gran mayoría de los casos de Maltrato Físico comienzan bajo la forma aparentemente menos grave de Maltrato Psíquico.

    Si bien puede resultar difícil predecir si un determinado Maltrato Psíquico realmente acabará derivarando en Maltrato Físico, la posible Víctima -e idealmente quienes conozcan su situación- deberá tomar serias medidas preventivas antes de que sea demasiado tarde.

    Cuántas acciones de tipo amenazador, denigrante, de desprecio, etc. estará dispuesta a soportar una Víctima dependerá de cada caso, pero como mínimo ésta deberá considerar las mismas como serios avisos o indicadores de un elevado riesgo de pasaje al Maltrato Físico.

Fuente: Maltratopsíquico.com, allí encontraréis mucha más información.

me siento, novio, marido, mujer, esposa, padre, madre, hombre

, , , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.